Fast n Loud – Dos colgados por los coches

Una de las primeras series que empecé a ver en DiscoveryMax fue Fast n Loud. Richard Rawlings ,el guaperas  y Aaron Kaufman , el barbas, forman la pareja perfecta para llevar un taller de restauración de vehículos en Dallas. Richard es el dueño y Aaron es el mecánico jefe. Ambos suelen ir a buscar coches destrozados para devolverlos a la vida. Es un poco como Los rescatacoches de los que hablaba la semana pasada pero aquí no ayudan a la gente a deshacerse de coches sino que los compran, pagando en efectivo, para volver a venderlos una vez restaurados ( aunque a veces ni eso ) En realidad ambos en programas restauran.

Richard y Aaron - Fast n Loud - Garage Monkey
El día a día de Gas Monkey Garage en Fast n loud

Aquí podemos encontrarnos de todo y eso es precisamente lo que más me divierte del programa. Unos días no se cuece nada en el taller y otros acaban comprando un Ferrari por 400.000 dólares para arreglarlo y venderlo. Casos a diario con muchos coches de la década de los años 20 o un día se presenta Mark Cuban , dueño de los Mavericks, para que le customicen un coche ( programa muy interesante cuando hablan del precio de la restauración )

Sin embargo, la norma es que restauren coches de los 50 y 60. No en vano fue la época dorada de las carreras de coches en Estados Unidos y la que más adeptos parece tener en el país americano.

Cuando veo estos programas siempre soy reticente al gasto y beneficio que consiguen y es por ello que Fast n Loud me entusiasma porque a veces pierden dinero a mansalva. Una de las veces que más dinero pierden es cuando participan en alguna subasta que es otro medio para vender los coches. Durante las primeras temporadas acudían a las subastas para vender coches y perdían bastante dinero pero ahora se prodigan menos y prefieren encontrar compradores directos. Además , con la fama no les falta trabajo ni clientes e incluso tienen una tienda en eBay donde venden alguno de sus coches.

Como contrapunto a estos dos chiflados, tenemos a Sue, una inmigrante de origen asiático que les hace los tapizados a todos los coches que restuaran. Siempre están con el tira y afloja y lanzándose “mierda”. Tiene su gracia debo reconocer.

En definitiva nos encontramos ante otro entretenimiento del mundo del motor que durante 45 minutos entretienen a toda la familia.

¿ Te apuntas ?

Deja un comentario

  1. Pingback: Locos por los coches , más enfermos del motor