Canción triste de Hill Street

Canción triste de Hill Street

Hola, me llamo David y me encantan las series, (voz en off “te queremos David”) ante este comienzo tipo seriesadictos anónimos, intentaré hacer una catarsis semanal y hablar sobre todas aquellas series que me llevaron a ser lo que soy y comportarme como me comporto.

No sé porque me gustan las series, pero lo veo un formato muy cómodo, últimamente es sentarme en el sofá y quedarme frito, lo que hace que ver una película de dos horas se haga un martirio más que un disfrute, sin embargo un capítulo de una buena serie….eso es otra cosa, 20-30 min. Y si me siento con fuerzas puedo ver otro.

Pero hoy quería hablar sobre la primera serie que me viene a la memoria, cuando hablamos de series “clásicas” la primera de la que me acuerdo es  “CANCIÓN TRISTE DE HILL STREET” posiblemente si estás leyendo este post y tu edad no te permitió conocer a naranjito, no sabrás de que estoy hablando, pero sin embargo si tienes una edad suficiente como para haber visto la primera muerte de Chanquete (no las reposiciones) recordarás esta serie.

 

hill-street-blues-title

 

LA SERIE

“CANCIÓN TRISTE DE HILL STREET” estuvo 7 temporadas en antena y durante 146 episodios narraba la vida cotidiana en una comisaría neoyorquina, mostrando la cara más humana de los personajes: sus miedos, sus flaquezas, sus relaciones personales. «Tengan cuidado ahí fuera», recomendaba el sargento Esterhaus a sus agentes de Nueva York en sus charlas matinales y es que no sólo era una serie de polis contra ladrones, era un micromundo con vida propia.

Cada episodio comienza pasando lista a una hora temprana de la mañana y termina, normalmente, al anochecer, cuando Furillo y Joyde disfrutan de un momento de relax a menudo interrumpido por el busca del capitán. Entre principio y final, un desfile de personajes pintorescos, a veces tiernos, a veces ridículos, a veces peligrosos. Podríamos decir que no hay buenos ni malos en esta historia, sino simplemente supervivientes. Los agentes de la comisaría de Hill Street no son héroes, ni pretenden serlo. Por eso la violencia está siempre a la vuelta de la esquina, y por eso los mismos policías son capaces de hundirse en el fango de los sobornos,  los robos,  el alcoholismo, la extorsión o las drogas.

La gracia de Hill Street estaba en su autenticidad, en que aunaba perfectamente el drama policial al uso, con el culebrón y el humor. Y en sus personajes, cada uno más redondo que el anterior: el calmado capitán Furillo, siempre al mando de aquella jaula de locos, impecable con su estrecho traje de chaqueta y su expresión seria; su sargento de guardia, el gran Phil Esterhaus, irlandés, buenazo, grandullón, un poli de la vieja escuela que, no obstante, era capaz de mantener una relación a tres con una viuda ninfómana y una adolescente que todavía iba al instituto; la pareja de policías uniformados, matrimonio de hecho, blanco y negro, Renko y Hill, siempre enfrentados y siempre camaradas; los dos detectives de paisano, el engañado y fracasado LaRue y el tranquilo y sabio Neal Washington; el salvaje y sucio que muerde los tobillos y gruñe a los perros, Belker; la guapa abogada de oficio y amante secreta de Furillo, Joyce Davenport.

coro

EL GUIÓN

Steven Bochco y Michael Kozoll, los guionistas de esta serie, rompieron los moldes convencionales. Lo hicieron, sobre todo, imponiendo el realismo tanto a través del guion como de la realización. Y encontraron una originalidad: Tres casos, con distintos personajes cada uno, en cada capítulo de la serie: uno que, proveniente del capítulo anterior, termina en este.Otro, más corto, que se inicia y soluciona en el mismo capítulo y un tercero que comienza para terminar en el capítulo siguiente. Y así, in eternum. Además, situaron la acción no en una gran capital ni en una unidad de élite (tipo Los Hombres de Harrelson), sino en una pequeña comisaría de distrito de una ciudad sin nombre por la que desfilan prostitutas, camellos, carteristas, perturbados y gente corriente y moliente. Como en la vida misma.

Bochco y Kozoll cuidaron con mimo a sus personajes, rehuyendo los tópicos. A partir de entonces, quedaron incorporados al imaginario colectivo, eran hombres con sus miserias y sus grandezas, sus alegrías y sus tristezas.

ANÉCDOTAS

El  titulo original es “Hill Street Blues” haciendo referencia al color de las camisas de la policía y el apelativo cariñoso por el que se les conoce en Estados Unidos, circunstancia que aquí en España no debía ser muy conocida lo que hizo que se confundieran con el estilo musical de ahí la traducción.

En la serie salía Kiel Martin, quien se rumoreaba que era Hermano de Larry Hagman, JR en Dallas, para alimentar ese mito al personaje de Kiel le llamaban en la serie JD

MI OPINIÓN

Hay series que desde que las viste cuando eras crio no has vuelto a ver ningún capitulo y sólo te quedan de ellas el recuerdo que te dejaron con 8 ó 9 años, eso es lo que me pasa con Hill Street, no ha sido nunca editada en video ni en DVD y lo único que puedes encontrar son capítulos en inglés o en audio latino, me encantaría volver a verla, pero me da miedo.

¿Qué tal habrá envejecido? ¿Será como la recuerdo? ¿Se romperá la magia?

Eso me ha pasado con alguna que otra serie de la que os comentaré mas adelante y es una lástima, si editaran Hil Street sería el primero en comprarla, pero casi agradezco que no lo hagan para no matar el recuerdo de niño.

Seriefago

Una vez empecé a ver series y ya no lo dejé. Por eso ahora escribo muy muy poco. Solamente veo series de televisión.

Esta entrada tiene 9 comentarios

  1. hola david, hablando de cancion triste de hill street y esa gran epoca de los ocheta jejeje que viejos nos volvemos, para mi la primera y mas grande fue stursky hutch, tenia el coche en casa de mis padres, me encantaban las persecuciones, los saltos por las calles con el coche y saltando los tapacubos por los aires, me encantaba la verdad, la he vuelto a ver y no esta mal, no es como galactica que te quedas parado pensando lo chapuzillas que era, pero como molaba la verdad. bueno cuidaros todos un abrazo

    1. Muchas gracias por tu apoyo Du, starsky hutch es otra de las series míticas de las que quiero escribir (Dios, tengo tantas) es la precursora de las series de compañeros polis y en la que después se basó «Corrupción en Miami» cuando tenga el post espero que te guste.

  2. ¡Qué buena serie! Me encantaba. ¿Cómo era la frase que les soltaban al salir a las calles: «Y tengan cuidado ahí fuera»?

    1. Exactamente Flor.

      «Tengan cuidado ahí fuera» esa era la frase final del briefing de la mañana y a todos se nos ha quedado grabada.

    1. La secretaria que tenian que era una cotilla…

  3. ¡Ah, la gran Joyce Davenport! Yo siempre he mantenido que fue ella la que evitó que el bueno de Furillo acabara suicidándose, agobiado por el sinnúmero de conflictos de todo tipo que le acuciaban por todas partes.

    Después de tanto tiempo lo que más recuerdo es ese laberinto de tramas, algunas de las cuales se propagaban a lo largo de la serie; unas caían en el olvido, otras resurgían… y a veces hasta se resolvían, lo que ponía a prueba tu capacidad retentiva.

    Y aquel en el que Buntz se pasó el capítulo entero deteniendo una y otra vez al mismo delincuente… porque se le acababa escapando por los intersticios del sistema. Hilarante.

Deja un comentario

Cerrar menú

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies